Radiofrecuencia de Cornetes

¿QUÉ SON LOS CORNETES?

Los cornetes son unas estructuras carnosas que se encuentran en las paredes laterales de las fosas nasales, que sirven para filtrar, calentar y humidificar el aire que respiramos, para que llegue en condiciones óptimas a los pulmones. Se dividen en inferiores, medios y superiores. Su irrigación sanguínea es rica y abundante, similar a la inervación, haciéndolos muy sensibles a cambios de temperatura, lo que facilita su trabajo. Los cornetes tienen la capacidad de incrementar y de reducir su tamaño. En ocasiones, debido a Rinitis alérgicas, Rinitis catarrales, cambios hormonales o Rinitis vasomotoras, pierden la capacidad de reducir su dimensión, quedándose con el tamaño agrandado y obstruyendo el paso de aire a través de las fosas nasales. Es característico que esta dificultad en la respiración empeore por las noches cuando se tumban boca arriba.

¿EN QUÉ CONSISTE LA RADIOFRECUENCIA?

La radiofrecuencia es una cirugía que se realiza a través de las fosas nasales, por lo que no deja cicatriz visible. Se introducen electrodos en el espesor de los cornetes y se aplican ondas de radiofrecuencia (energía de alta frecuencia, baja potencia y temperatura) durante unos segundos en varios puntos del cornete, para producir una deshidratación del tejido, y así reducir el tamaño del mismo. No obstante, en el postoperatorio inmediato se produce una reacción inflamatoria en el cornete, lo que motiva que se produzca sensación de congestión nasal durante 5-10 días, después de los cuales se empiezan a notar los resultados de la cirugía.

INDICACIONES DE LA RADIOFRECUENCIA

Se indica este procedimiento quirúrgico cuando la insuficiencia respiratoria nasal es refractaria al tratamiento médico habitual, y disminuye la calidad de vida del paciente. También se recomienda esta cirugía cuando hay sinusitis de repetición, problemas de oído, o ronquido nocturno y presenta una evidente hipertrofia de cornetes inferiores, pudiendo mejorar todas estas patologías, aunque en estos casos debe haber una valoración previa por parte del especialista.

COMPLICACIONES Y CUIDADOS POSTOPERATORIOS

Las complicaciones de esta cirugía son muy poco frecuentes, entre ellas destacan, la hemorragia, infección y el dolor facial.

• Dolor facial: poco intenso. Por lo general se controla con analgésicos habituales.

• Hemorragia: normalmente poco intensa. En alguna ocasión requiere taponamiento de la fosa para controlar el sangrado.

• Infección: de las fosas nasales y de los senos paranasales. Es poco frecuente y hace necesaria la administración de antibiótico oral para resolución del cuadro clínico.

Durante los primeros días después de la intervención quirúrgica, se recomienda evitar ejercicio físico intenso, las duchas muy calientes y las saunas. Es normal la aparición de costras en el interior de las fosas, que se tratan con lavados nasales con suero salino, controlado por el otorrinolaringólogo y que no suelen superar el mes de duración.

BENEFICIOS DE ESTA TÉCNICA

1. Se realiza con anestesia local y sedación bajo la supervisión del anestesista, con lo que se convierte en una intervención indolora

2. Es una intervención quirúrgica muy poco traumática que respeta la integridad de la mucosa que recubre el cornete, por lo que no afecta al funcionamiento de la misma, y no excede, en general, los 20 minutos de duración.

3. No requiere hospitalización, el paciente puede regresar el mismo día a casa.

4. El proceso de recuperación es muy rápido y prácticamente indoloro, sin los molestos taponamientos nasales (salvo en raras excepciones).

5. Los cuidados después de la cirugía no son complicados.

6. Tiempo mínimo o nulo de baja laboral.

7. Puede realizarse en varias ocasiones si fuera necesario.