Pedir cita

Pedir cita online

Selecciona el centro donde quieres pedir cita

Unidad de Ginecología

Unidad de Ginecología

En Unidad de la Mujer Recoletas llevamos más de veinticinco años atendiendo a la salud ginecológica de las mujeres. Creemos en una ginecología integral y personalizada, que acompaña a las mujeres en todas las etapas de su vida según sus necesidades y preferencias. Para ello, en nuestra Unidad de Ginecología, contamos con un equipo de profesionales médicos altamente especializados que garantizan una atención integrada de calidad.

Unidad de Ginecología

La revisión ginecológica tiene una doble finalidad:

Una revisión ginecológica completa consta normalmente de una evaluación clínica, una exploración ginecológica y unas pruebas complementarias en función de la edad y las necesidades de cada mujer:

Servicio de diagnóstico precoz del cáncer de cuello de útero

Diagnóstico HPV (Virus del papiloma)

El HPV es una familia de virus que afectan la piel, causando por lo general un crecimiento irregular de células o verrugas. Existen más de 150 tipos de HPV. La mayoría son inofensivos, pero al menos 15 tipos se asocian con un mayor riesgo de cáncer. Estos tipos afectan a los genitales y se adquieren a través del contacto sexual (oral, vaginal y anal) con una pareja infectada. Se clasifican como de bajo riesgo o de alto riesgo.

La infección por HPV pasa desapercibida al no producir síntomas. En la mayoría de las personas infectadas, los virus desaparecen espontáneamente sin secuelas a lo largo de los dos años siguientes a la infección. Teniendo en cuenta la alta frecuencia de circulación de los virus y la gran cantidad de tipos distintos, las reinfecciones y las infecciones múltiples (por distintos tipos de este virus a la vez) son muy frecuentes, de manera que la mayoría de las personas sexualmente activas han sido infectadas en algún momento de su vida sexual.

En los casos en los que los virus de los tipos asociados al cáncer no son eliminados, aparecen al cabo de los años lesiones precancerosas que, si no se eliminan quirúrgicamente, evolucionan hacia el cáncer.

El diagnóstico del HPV se realiza mediante la prueba de Papanicolaou, que se realiza en las citologías de revisiones anuales. Consiste en obtener una muestra de las células del cuello uterino y la vagina para su estudio al microscopio y valorar si las células son normales.
La prueba de ADN o de alto riesgo sirve para identificar la presencia de los virus HPV de alto riesgo en una muestra de células del cuello uterino. Un resultado positivo significa que existe HPV en el cuello uterino, lo que con el tiempo podría derivar en un cáncer de cuello uterino o no. Se recomienda esta prueba en las siguientes circunstancias:


Prevención del HPV y vacunación.

Debido a que la infección por HPV es asintomática (y por tanto no se sabe que se está infectado/a) y que casi todas las personas sexualmente activas contraerán este virus en algún momento de su vida, es importante protegerse contra el HPV. Existen distintas maneras para reducir la probabilidad de contraer el virus:

 

Tratamiento de lesiones premalignas.

Casi todas las lesiones premalignas (precancerosas) del cuello de útero se pueden tratar con éxito si se detectan a tiempo. En las mujeres en las que se detectan lesiones precancerosas de cuello uterino, se tratan mediante técnica quirúrgicas, con resección más o menos amplia dependiendo del grado de la lesión. Las técnicas más utilizadas para tratar las lesiones cervicales en nuestro centro son la colposcopia (técnica que usa un microscopio con iluminación para detectar y tratar lesiones en el cuello del útero), la histeroscopia (técnica que usa un sistema óptico para detectar y tratar lesiones en el útero), la electrocoagulación (cauterización eléctrica de las lesiones) y la conización (cirugía para extirpar una parte en forma de cono del tejido del cuello del útero).

Atención a la menopausia

La menopausia es la época de la vida de una mujer en la que deja de tener menstruaciones porque sus ovarios dejan de producir hormonas. Es una parte normal del envejecimiento, que generalmente ocurre entre los 45 y 55 años de edad. Nuestra cartera de servicios de atención a la menopausia incluye:

Diagnóstico y tratamiento de la sintomatología

Los síntomas más frecuentes (presentes en un 80% de los casos) son los ciclos menstruales irregulares y los sofocos y la sudoración.
Otros síntomas que se pueden asociar son:

Recuperación del suelo pélvico e incontinencia urinaria

La incontinencia urinaria es la pérdida del control de la vejiga, lo que asocia pérdidas involuntarias de orina. Es una patología que afecta a la calidad de vida de un gran número de mujeres, aunque únicamente un pequeño porcentaje acude a su médico por ello. En caso de pérdidas de orina, el primer paso es identificar el tipo de incontinencia, para poder así indicar el tratamiento adecuado.

El tratamiento, en función del tipo de incontinencia, puede ser de rehabilitación del suelo pélvico (ejercicios de Kegel para fortalecer y entrenar los músculos del suelo pélvico), farmacológico o quirúrgico. La cirugía del suelo pélvico ha evolucionado de forma espectacular en los últimos años, y actualmente existen cirugías mínimamente invasivas que, por vía vaginal o laparoscópica, ofrecen buenos resultados a largo plazo.

 

Densitometría

La densitometría ósea es una técnica radiológica que mide la densidad mineral (contenido en calcio) de los huesos. Cuanto más baja es la densidad de un hueso, más frágil es éste y más riesgo tiene de fracturarse.

La densitometría se utiliza para diagnosticar la osteoporosis en su etapa más precoz e instaurar un tratamiento preventivo, y para llevar el control de la pérdida ósea o la respuesta al tratamiento de la osteoporosis.

 

Urología femenina

La uroginecología es una subespecialidad tanto de la ginecología como de la urología, que aborda específicamente el estudio, diagnóstico y tratamiento de las enfermedades del aparato urinario femenino. Dentro de ellas, los síntomas más frecuentes son:

Incontinencia urinaria

Es una patología muy frecuente que afecta a la calidad de vida de un gran número de mujeres (20-40% en mujeres mayores de 40 años), aunque únicamente un pequeño porcentaje acude consulta a su médico por ello. En caso de pérdidas de orina, el primer paso es identificar el tipo de incontinencia, para poder así indicar el tratamiento adecuado (rehabilitación del suelo pélvico, farmacológico o quirúrgico). En FIV Recoletos tenemos incorporadas las técnicas más novedosas para su tratamiento, tanto en cirugías mínimamente invasivas con láser de CO2 GYNELEASETM como las últimas líneas de fármacos coadyuvantes.


Infecciones urinarias de repetición

Se considera una Infección del Tracto Urinario (ITU) de repetición cuando una mujer tiene más de tres ITUs al año. Son más frecuentes en las mujeres ya que su uretra es más corta que la de los hombres. Sus síntomas no suelen ser graves pero sí incómodos: escozor o dolor al orinar, aumento de la frecuencia de orinar, etc. Su tratamiento se basa en el uso de antibióticos a largo plazo, lo que condiciona la generación de resistencias y efectos secundarios, por lo que muy interesantes los tratamientos alternativos como la inmunoterapia (vacunas). Actualmente, además de las recomendaciones clásicas de beber agua, orinar frecuentemente y controlar los factores de riesgo, existe una alternativa muy novedosa para la prevención de este tipo de infecciones que consiste en la administración de vacunas bacterianas en gotas orales que han demostrado ser eficaces mejorando la inmunidad y evitando recaídas. Existen dos tipos de vacunas: unas genéricas que atacan a las bacterias que más frecuentemente están implicadas en las ITUs, y otras «autovacunas» que se hacen a medida de forma personalizada con las bacterias concretas que producen la infección en cada paciente.


Micciones frecuentes

Se considera que existen micciones frecuente cuando existe, de forma mantenida, la necesidad de orinar más a menudo de lo normal (cada dos horas aproximadamente en mujeres adultas). Existen muchas causas que pueden asociar micciones frecuentes, en su mayoría benignas. Se recomienda acudir al urólogo para que realice un diagnóstico de la causa y lo trate adecuadamente.




EL SERVICIO SE OFERTA EN LOS SIGUIENTE CENTRO


Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y optimizar su navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra política de cookies. Leer política de cookies

Aceptar