TRATAMIENTOS

En la Unidad de Obesidad contamos con varias clases de tratamientos para aplicar el que mejor se adecúe a cada caso concreto, ajustado a las características físicas y psicosociales del paciente.

TRATAMIENTOS NUTRICIONALES

Independientemente del tratamiento que se lleve a cabo, todo paciente recibirá una pauta y seguimiento nutricional individualizado, ajustado a sus necesidades y al tratamiento realizado.

  • Dietas personalizadas hipocalóricas La dieta hipocalórica forma parte del tratamiento de la obesidad y consiste en una pauta nutricional restringida en calorías. De esta manera, la persona consume menos de lo que necesita y se logra la pérdida de peso de manera progresiva. La restricción calórica que se aplica, depende del objetivo de pérdida de peso que tenga cada persona.

    Sin embargo, es muy importante hacerlo de manera controlada, aplicando la restricción calórica adecuada, con un seguimiento profesional y teniendo en cuenta los gustos y preferencias de cada persona, para evitar el abandono precoz de la dieta.
    La duración de la dieta hipocalórica, dependerá del objetivo final de peso que se quiera alcanzar, del grado de cumplimiento de la persona y de las necesidades individuales.

    Por otro lado, el proceso de pérdida de peso no es lineal, y a veces se pasan por fases de estancamiento, ya que influyen muchos factores, no solo la alimentación. Por eso, durante la realización de la dieta hipocalórica, también se contará con el asesoramiento y control psicológico y médico. De esta manera, nos aseguramos que abordamos todos los componentes que juegan un papel clave en la pérdida de peso: la alimentación, la motivación y el control médico, consiguiendo mejores resultados.
  • Educación nutricional A lo largo de todo el proceso de la pérdida de peso, sea cual sea el tratamiento, los pacientes serán acompañados en su aprendizaje para lograr mejores hábitos alimentarios que puedan mantener en el tiempo, después de alcanzar el peso adecuado.

    En la Unidad de Obesidad de Recoletas consideramos fundamental dotar a los pacientes de las herramientas necesarias para que sean capaces de mantener sus objetivos a largo plazo. Por eso, trabajamos también en la educación nutricional de nuestros pacientes.

    La educación nutricional consiste en estrategias diseñadas para facilitar la adopción de conductas alimentarias y comportamientos relacionados con la comida y la nutrición que favorecen la pérdida de peso y la salud de la persona. Estas estrategias están enfocadas para que los pacientes aprendan a tomar decisiones adecuadas en cuanto a su alimentación que le permitan mantener su peso, una vez finalice el tratamiento.

    A lo largo del proceso, los pacientes aprenden, entre otras cosas:
    - Qué alimentos y en qué cantidades son adecuados
    - Como combinar y cocinar los alimentos para mantener el peso adecuado
    - Hacer elecciones alimentarias saludables fuera de casa (en la compra, restaurantes, viajes, etc.): cómo identificar productos más o menos saludables
    - Componer sus propios menús semanales
    - Gestión del estrés y ansiedad por la comida

    Por eso, todos los pacientes de la Unidad de Obesidad recibirán educación nutricional de la mano de una dietista-nutricionista y un psicólogo, con control médico, sea cual sea el tratamiento.

TÉCNICAS ENDOSCÓPICAS

En esta unidad se ofrece a los pacientes las técnicas más actuales y eficaces de tratamiento endoscópico de la obesidad tales como:

  • Balón Intragástrico 12 meses Orbera® El sistema de adelgazamiento Orbera ofrece resultados positivos en solo 6 meses y se mantiene implantado durante 12 meses para garantizar un apoyo continuo. Comienza con un balón intragástrico de silicona suave que se introduce temporalmente en el estómago sin cirugía y crea una sensación de saciedad temporal después de las comidas.
    Este programa integral combina la parte de control que ofrece el balón intragástrico con asesoramiento a largo plazo para adoptar un estilo de vida saludable que permita adelgazar de forma eficaz y segura.
  • Método Apollo® (Gastroplastia vertical endoscópica) También conocido como gastroplastia vertical endoscópica, es un método eficaz para la pérdida de peso mediante la reducción de estómago por la vía oral. No es una operación quirúrgica sino una intervención endoscópica, en la que las suturas en la cavidad interna del estómago se realizan mediante un dispositivo montado sobre un endoscopio.

Estas técnicas posibilitan al paciente conseguir una pérdida de peso progresiva, facilitando la adhesión a los tratamientos dietéticos-nutricionales y psicológicos. Además, producen una mejoría en las enfermedades asociadas a la obesidad.

TÉCNICAS ROBÓTICAS

  • Gastrectomía vertical Consiste en la realización de un tubo gástrico con lo que se restringe la capacidad del estómago. Tiene la ventaja de que es fácil de realizar, no provoca malabsorción y es convertible en otras técnicas si fuera necesario. Se desaconseja en pacientes picoteadores o golosos y está especialmente indicada en pacientes jóvenes, en aquellos con patología gástrica que requiera controles endoscópicos o con enfermedades crónicas intestinales, y a veces es el primer paso en pacientes superobesos. Como efecto secundario puede ocasionar reflujo gastroesofágico.
  • Derivación biliopancreática-cruce duodenal Es una técnica más compleja que también asocia componente restrictivo al realizar una gastrectomía parcial y un tubo gástrico y una técnica malabsortiva realizando un bypass intestinal con una desconexión duodenal. Es la más eficaz sobre la bajada de peso y tratamiento de la diabetes Mellitus tipo II y del síndrome metabólico. Está especialmente indicada en pacientes superobesos (IMC > 55) y con diabetes mellitus tipo II, o como segundo tiempo de la gastrectomía vertical. Sus principales inconvenientes son la malnutrición proteica, los déficit de hierro y vitaminas, la presencia de diarreas, alteración de la circulación enterohepática y la precisión de controles periódicos.
  • Sadi´s Es una técnica similar al cruce duodenal, pero con una sola anastomosis que también combina la creación de un tubo gástrico y un bypass. Produce menos alteraciones vitamínicas y de malabsorción proteica. Comparte indicaciones con el cruce duodenal: pacientes superobesos (IMC > 55), con diabetes mellitus tipo II y segundo tiempo de la gastrectomía vertical.
  • Bypass gástrico Une una técnica restrictiva con la creación de un reservorio gástrico y una técnica malabsortiva al realizar un bypass intestinal, dejando una porción de estómago excluida. Es la técnica “gold standard”, con mejores resultados a largo plazo que la gastrectomía vertical, que aporta una buena calidad de vida y sin diarreas. Está indicada en pacientes con IMC > 40, en pacientes con diabetes mellitus tipo II independientemente del IMC y en aquellos que tienen reflujo gastroesofágico, siendo la técnica standard en la cirugía metabólica. Los principales inconvenientes son que puede generar déficit vitamínico y de hierro, úlcera de la anastomosis, dificulta la exploración del estómago excluido y de la vía biliar y puede ser insuficiente en pacientes con IMC > 55.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y optimizar su navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra política de cookies. Leer política de cookies

Aceptar