Pedir cita

Pedir cita online

Selecciona el centro donde quieres pedir cita

Noticias

Noticias Grupo Recoletas
Imagen que representa un bodegón con alimentos que contienen gluten

Diferencia entre celiaquía y sensibilidad al gluten

23 julio, 2020 Nutrición y dietetica

Etiquetas: , , ,

Un día, de repente, ingieres un alimento (que ya has consumido en otras ocasiones) pero esta vez tu cuerpo no lo tolera ni digiere de la misma manera, provocándote cierto malestar y dolor estomacal. Es posible que, si contenía gluten, esté relacionado con el tema que vamos a tratar a continuación.

En Recoletas disponemos de la especialidad de Nutrición y Dietética, que cuenta con los mejores profesionales de este ámbito nutricional y que además ofrece un servicio muy amplio para que los pacientes reciban la mayor personalización. Vamos a hablar sobre la celiaquía, una enfermedad que ha ido en aumento en los últimos años, y de su diferencia con la sensibilidad al gluten no celíaca (SGNC).

Aunque por su relación con el gluten ambas patologías puedan parecer similares, en realidad, no tienen nada que ver, y es importante conocer las principales diferencias entre la celiaquía y la intolerancia al gluten, porque ni el diagnóstico, ni los síntomas ni las complicaciones a largo plazo son comparables en las dos patologías.

 Patogenia: causas y desarrollo de la celiaquía y la SGNC

Lo primero y más importante que hay que tener en cuenta es que la enfermedad celíaca es una enfermedad autoinmune, en la que hay una reacción del sistema inmunológico frente al gluten, una proteína presente en cereales como el trigo, cebada y centeno. No es ni una alergia ni una intolerancia.

Por otro lado, la sensibilidad al gluten no celíaca (SGNC) es una intolerancia sintomática: la ingestión de gluten provoca síntomas (normalmente digestivos). Pero no hay reacción del sistema inmune, ni se han descrito consecuencias a largo plazo. Además, las últimas investigaciones ponen en duda si realmente lo que produce los síntomas en esta patología es el gluten, o pueden ser otros componentes del trigo, los frutooligosacáridos o simplemente una mala alimentación.

Diagnóstico de la celiaquía: diferencias más comunes con la SGNC

El diagnóstico de la celiaquía tiene un protocolo claro y estandarizado, realizado por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad.

Se basa en la historia clínica (evaluación de síntomas compatibles con enfermedad celíaca), los marcadores bioquímicos, que veremos a continuación, y si esos marcadores son positivos, se realiza una biopsia para confirmar el diagnóstico.

Por el contrario, el diagnóstico de la SGNC es confuso, no existe un protocolo claro que lo establezca, no hay marcadores bioquímicos específicos que puedan orientarnos en una analítica de sangre rutinaria. Realmente, el diagnóstico se hace por descarte: cuando se ha descartado enfermedad celíaca, alergia al trigo y otras patologías que cursan con sintomatología digestiva, se puede diagnosticar de SGNC pero no como primera opción.

Síntomas de celiaquía vs intolerancia al gluten

La enfermedad celíaca puede manifestarse con síntomas digestivos (dolor abdominal, diarrea, flatulencias, estreñimiento, grasa en heces, estancamiento del peso en los niños, etc.), también con síntomas extradigestivos (anemia, osteoporosis, defectos en el esmalte dental, trastornos neurológicos, apatía, cansancio, abortos de repetición, problemas de fertilidad, alteraciones hepáticas y dermatitis herpetiforme).

Pero también puede permanecer asintomática, sin ninguna manifestación. Cuando se diagnostica una persona con enfermedad celíaca, se hace lo que se conoce como cribado familiar, que consiste en realizar una analítica a los familiares de primer grado y comprobar los anticuerpos, y puede ocurrir que haya algún familiar sin síntomas, pero con anticuerpos elevados, diagnosticándose así de manera asintomática.

En el caso de la SGCN siempre se manifiesta con síntomas, digestivos o no digestivos. Los más comunes: dolor abdominal (el 68% de las personas con SGCN), erupciones cutáneas (hasta el 40%), fatiga (hasta el 33%), migrañas (hasta el 35%) flato, depresión, anemia que no mejora con suplementación, estreñimiento, etc.

Tratamiento celiaquía y tratamiento intolerancia al gluten

Es lo único en común que tienen ambas patologías. Aunque las consecuencias y complicaciones son completamente diferentes, el tratamiento para las dos patologías es una dieta sin gluten.

En el caso de la enfermedad celíaca, esta tiene que ser de por vida, y estricta, es decir, ninguna cantidad de gluten está permitida. Y su ingestión tiene consecuencias graves a corto y largo plazo.

Mientras que en el caso de la SGCN las recomendaciones lo que indican es que aunque al inicio del tratamiento, la dieta tiene que ser estricta sin gluten, se pueden ir probando niveles de tolerancia, es decir, introducir pequeñas cantidades de gluten a ver hasta qué cantidad se tolera sin que aparezcan síntomas. En muchas ocasiones, los pacientes pueden consumir pequeñas cantidades de gluten sin que aparezcan síntomas.

En este caso, en la SGCN la ingestión de gluten no tiene consecuencias graves a corto y largo plazo, más allá de los síntomas que puedan aparecer.

Y en ambos casos, celiaquía y SGCN el tratamiento tiene que ser individualizado, para evitar deficiencias nutricionales derivadas de una dieta sin gluten desequilibrada.

Cuadro de diferencias entre celiaquía e intolerancia al gluten

Por último, lo mejor que podemos hacer cuando empecemos a notar cualquier síntoma que nos produzca malestar al ingerir ciertos alimentos, es acudir a un especialista, ya que con un diagnóstico médico, tanto la calidad de vida como la salud del paciente, mejorarán.

Ante cualquier duda, podéis poneros en contacto con nosotros, estaremos encantados de ayudaros.   

Dra. Crespo Escobar

Nutricionista y Dietista

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y optimizar su navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra política de cookies. Leer política de cookies

Aceptar